Hay muy pocos lugares en este mundo donde se puede experimentar esta increíble sensación de tener una inmensa playa tropical sólo para uno mismo.
Dice la historia, contada ya por varias generaciones, que alrededor de 1900 se produjo un incendio en un barco lleno de parafina de contrabando. La tripulación intentó desesperadamente llegar a la costa de Imbassaí y cuando prácticamente estaban por llegar, se produjo una explosión. A más o menos un kilómetro al norte del pueblo todavía se encuentra el casco de barco. Es invisible con la marea alta, porque está bajo el agua, pero con la marea baja se alcanza a ver con la luz del sol. El casco de este barco y algunas pocas formaciones de rocas, son lo único que resalta en esta inmensidad de arena fina y blanca.
 
La Posada
Galería de Fotos
Como llegar
La verdadera atracción por supuesto es la playa misma, en unos lugares hasta 100 metros de ancho. Si se camina en dirección al norte o al sur es muy poco probable que se vaya a encontrar con otras personas. Hay muy pocos lugares en este mundo donde se puede experimentar esta increíble sensación de tener una inmensa playa tropical, protegida por las palmas de coco, sólo para uno mismo.
Y después de una deliciosa caminata, los quioscos en la playa a la altura del pueblo son el lugar apropiado para un descanso debajo de un parasol y con una rica bebida.
Durante los meses de verano de enero y febrero es muy probable que se puedan observar temprano por la mañana a las pequeñas tortuguitas del mar intentando llegar al agua. En los meses del invierno de julio hasta octubre no es imposible, aunque no muy común, ver a las ballenas saltando en el océano. Es un espectáculo muy lindo ver el sol naciendo del océano, más menos a las 5:30 horas.
Igual de espectacular es ver nacer una luna llena y roja una vez al mes al anochecer. Para más informaciones sobre las mareas y luna llena, vea nuestra pagina >> Información Util >>..